EL MUNDO ha presentado en exclusiva las primeras imágenes de Gernika, la película de Koldo Serra que se estrenará en el Festival de Málaga el 26 de abril, es decir, el día que se cumple el 79 aniversario del bombardeo que cambió la historia de Europa. Del mundo quizá.

el-mundo-ha-mostrado-el-teaser-en-exclusiva-de-gernika-de-koldo-serra-primeras-imgenes-de-gernika-de-koldo-serra

«Intentamos entrar, pero las calles eran una roja alfombra de rescoldos; de las casas se desprendían cascotes que caían estrepitosamente al suelo, y el luminoso calor de los muros que seguían en pie nos azotaba en plena cara y los ojos». Así describía el periodista inglés George Steer el horror de probablemente el acontecimiento más célebre de la funesta historia de, precisamente, el horror.

En sus palabras se mezclaba la amargura de lo visto y, con toda seguridad, la punzada macabra del triunfo. Él era el único periodista allí el 26 de abril de 1937; el único testigo. Su crónica fue portada en Londres y en Nueva York. En ese momento más que nunca antes, España, su Guerra Civil, se convirtió en un emblema universal.

Pues bien, de todo lo anterior, de la verdad y la mentira, del miedo y su contrario (sea lo que sea), del glamour de los hoteles de lujo y del barro de las trincheras, trata Gernika, la primera película sobre el hecho que cambió la historia de todas las guerras. En efecto, y resumiendo mucho, la película, sobre un guión de Carlos Clavijo y Barney Cohen, está basada lejanamente en hechos reales.

mara-valverde-protagoniza-la-nueva-pelcula-de-koldo-serra-primeras-imgenes-de-gernika-de-koldo-serra

Es una historia de amor que, en realidad, luce la apostura de un cuento moral. Y moderno. Él (el británico James D’Arcy) es un periodista americano necesariamente desengañado. Estamos en un tiempo en el que lo que se espera de él no es la verdad sino el ruido del espectáculo. Ella (María Valverde) es una censora, y por ello igual de desencantada, a sueldo del Gobierno legítimo de la República. Su misión es vigilar la narración que los corresponsales extranjeros completan de los hechos. De nuevo, no importa el rumor opaco de lo cierto sino la pirotecnia de la propaganda. Ni el primero, de nombre Henry en la cinta, es el célebre George Steer, ni la segunda, Teresa, nadie conocida o anónima. Y sin embargo, los dos personajes, de alguna manera, existieron.